lunes, 20 de octubre de 2008

Día 40



Cada vez que hablamos de dificultades, lejos de encontrar soluciones nos entrampamos en el laberinto del que queremos salir, dando interminables vueltas en el problema, circunloquios que se convierten pronto en una queja hacia la vida.

Para encontrar soluciones debemos buscar soluciones. Muchas, la mayor cantidad posible. Y escoger una o un conjunto de ellas ensambladas en una nueva y brillante respuesta.

En estos momentos esta aseveración general me parece especialmente adecuada y extraída de mi propia experiencia práctica.

La revisión del problema es una fase de la resolución del mismo. Pero sólo una fase. El generar respuestas posibles es un principio necesario y consecuencia lógica al planteamiento del problema.

Por eso, me empeño en producir múltiples soluciones. Aunque, en ocasiones, no se me ocurra casi nada, este vacío no es insalvable. Es incluso necesario.

Allí, cuento con los demás. La sugerencia de posibles soluciones desde diversa perspectiva es sumamente valiosa. Ver las cosas con otros ojos facilita la integración de experiencias que de otra forma nos serían desconocidas, aisladas, fragmentadas y sin sentido.

Cada palabra que dices aquí es importante. Va armando un todo con sentido. Va conformando una respuesta válida a lo planteado.

Lejos de que esto sea una lamentación de la suerte y de las circunstancias difíciles es un foro para las posibilidades. Es un dispensador de oportunidades.

Pudiera parecer una simple frase feliz dentro de un contexto de autoayuda. Pero es más que eso. Al ampliar el repertorio de posibles respuestas, se extiende la probabilidad de acierto frente al problema. Y no solamente gano yo. Sino el feliz poseedor de una sugerencia atinada.

He recibido algunas respuestas de interés. Y veo el panorama más despejado. Aunque todavía no haya una respuesta definitiva ni concreta al problema planteado, a la consecución de una nueva vivienda para mi familia y para mí. Pero he avanzado más que quejándome en la oscuridad.

La noche ya no es tan oscura.


2 comentarios:

Escritora y artista visual dijo...

Mis saludos José Gregorio.

Siempre hay que iniciar de nuevo, siempre hay que volver atrás y encontrar donde se quebró el instante. Sin embargo, es bueno saber que hay diálogo, que trasmites el pensamiento y cito "El pensamiento es la semilla de la acción" de Emerson. Bien allí, está una pieza, es lo que siento la otra "La esperanza es el sueño del hombre despierto." de Aristóteles, y tu realmente lo estás, estás despierto en el núcleo pero miras hacia donde está la solución; ella, está en la continuidad de tu pensamiento hay el presente inmediato, que es efímero, por la genialidad como vas resolviendo lo cotidiano, porque también allí hay que ser creativo para encontrar el ímpetu de romper paradigma de Tiempo, no se puede quedar atrapado en él, el Tiempo gira como esta tierra mientas uno no se quede en el y gravite hacia lo mejor del pensamiento con lo creativo cotidiano para Ser Asertivo. Bien, ya actuar con asertividad es responsabilidad individual y ello pasa de igual forma a ser colectivo. Esto me vuelve a llevar a Aristóteles: “El alma es aquello por lo que vivimos, sentimos y pensamos.”, desde allí, se sube a la conciencia superior. La lucha por estar en armonía, en pensamiento, en sentimiento, el espíritu con conciencia propia.
Como dice buscas y enconarás, todo está allí, cerca, por eso hay que seguir….
Un gran abrazo y gracias por compartir este día 40. Ayer lo leí pero estaba en lo asertivo de soluciones médicas.

Con mi afecto
Siempre
Milagro Haack

Escritora y artista visual dijo...

Nota hay un error en una palabra por ello lo publico de nuevo (enconarás por encontrarás)

Mis saludos José Gregorio.

Siempre hay que iniciar de nuevo, siempre hay que volver atrás y encontrar donde se quebró el instante. Sin embargo, es bueno saber que hay diálogo, que trasmites el pensamiento y cito "El pensamiento es la semilla de la acción" de Emerson. Bien allí, está una pieza, es lo que siento la otra "La esperanza es el sueño del hombre despierto." de Aristóteles, y tu realmente lo estás, estás despierto en el núcleo pero miras hacia donde está la solución; ella, está en la continuidad de tu pensamiento hay el presente inmediato, que es efímero, por la genialidad como vas resolviendo lo cotidiano, porque también allí hay que ser creativo para encontrar el ímpetu de romper paradigma de Tiempo, no se puede quedar atrapado en él, el Tiempo gira como esta tierra mientas uno no se quede en el y gravite hacia lo mejor del pensamiento con lo creativo cotidiano para Ser Asertivo. Bien, ya actuar con asertividad es responsabilidad individual y ello pasa de igual forma a ser colectivo. Esto me vuelve a llevar a Aristóteles: “El alma es aquello por lo que vivimos, sentimos y pensamos.”, desde allí, se sube a la conciencia superior. La lucha por estar en armonía, en pensamiento, en sentimiento, el espíritu con conciencia propia.
Como dice buscas y encontrarás, todo está allí, cerca, por eso hay que seguir….
Un gran abrazo y gracias por compartir este día 40. Ayer lo leí pero estaba en lo asertivo de soluciones médicas.